La Terapia del color se basa en los siete tonos que corresponden a los siete centros de energía o chacras mayores del cuerpo humano. Es una terapia suave, ya que no es tóxica ni tiene efectos secundarios, pudiendo ser aplicada en cualquier edad y asociarse con otras terapias para potenciar sus efectos.  

En la actualidad, el color como técnica de sanación es llamado, Cromoterapia. La terapia del color sana al individuo de forma  integral, por medio de las longitudes de onda de los diferentes colores. Utilizando  colores sincronizamos las longitudes de onda propias de estos, con las del campo electromagnético del cuerpo humano, promoviendo de una manera inocua el equilibrio, armonización y sanación.

En Nueva Psicología® manejamos una faceta única de la terapia del color, que abarca muchas energías vivas (color, plantas y cristales). Una terapia capaz de sanar en todos los niveles: físico, mental, espiritual y que  potencializa el efecto de otras terapias, llamada  Aurasoma.

Durante las terapias y dependiendo de cada caso, se utilizan: pomanders, quintaesencias, esencias de Arcángeles o la Pluma de luz (que ha sido diseñada básicamente para enfocar las energías equilibradas de las diferentes combinaciones de colores, Equilibrium – Aurasoma) sobre puntos específicos de nuestra energía; con el fin de disolver bloqueos, cicatrices y cristalizaciones emocionales.