.
.
EL DOLOR DE CUELLO O NUCA
.

El cuello es un parte muy importante que une la cabeza con el resto del cuerpo, y en sentido metapsicológico: el cuello une el cuerpo espiritual con el material. Los dolores en el cuello se pueden presentar de dos maneras usuales: una es como un peso o una carga muy pesada que incluso no te permite descansar bien, y a veces decimos que son nódulos o contracciones musculares y la otra es dolor cuando se mueve la cabeza en cierta dirección

-

 “Lo más poderoso que puedes hacer para cambiar el mundo es cambiar tus propias creencias sobre la naturaleza de la vida, de la gente y mover tu realidad hacia algo positivo y actuar en consecuencia”

Visualización creativa

Shakti Gawain

1. Bloqueo físico


El cuello es un parte muy importante que une la cabeza con el resto del cuerpo, y en sentido metapsicológico: el cuello une el cuerpo espiritual con el material. Los dolores en el cuello se pueden presentar de dos maneras usuales: una es como un peso o una carga muy pesada que incluso no te permite descansar bien, y a veces decimos que son nódulos o contracciones musculares y la otra es dolor cuando se mueve la cabeza en cierta dirección.


2. Bloqueo emocional


Si es el primer caso (sensación de peso) está muy relacionado con el control sobre la vida, el yo mismo, mis actos y los de los demás, y también miedo a perder el control de mis propias censuras y dejarme ver tal cual yo soy,  y  también miedo al rechazo.

Otra situación asociada a peso en el cuello es la de echarme las cargas de los demás en mis hombros, como las tristezas del progenitor con el que me identifico, y una tercera asociación es la de tener que ceder o ver nuestra voluntad disminuida ante los demás, el tener que aceptar una situación con la que no estamos de acuerdo y que nos hace sentir culpa o malestar con nosotros mismos.

El cuello es el centro de la voluntad, del poder y de la expresión, los dolores en esta área están asociados a estos ámbitos y su debilitamiento.

En el segundo caso cuando el cuello te impide voltear la cabeza a un lado y otro, el bloqueo emocional que se manifiesta es cierta inflexibilidad en la persona que lo padece, y finalmente también tiene que ver con el poder porque la persona no quiere hacer frente a una situación, porque no la puede controlar como quisiera, y tiene miedo de ver o escuchar lo que pasa a su espalda. Así mismo la rigidez en el cuello  impide girar  la cabeza hacia atrás, lo que implica tratar de evadir una situación haciendo como que esta no tiene importancia, pero en realidad  produce  muchas emociones difíciles de manejar o aceptar para la persona.


3. Bloqueo mental


La presencia de este padecimiento te indica la razón por la cual no quieres hacer frente a la situación que te molesta y como esta actitud mental te lleva a ponerte rígido y no te ayuda a encontrar una solución. Si percibes que tienes miedo de lo que pueda pasar a tus espaldas, date cuenta que este temor es producto de tu imaginación y no de la realidad

Si tu dolor te impide decir, si por tu inflexibilidad y terquedad, tu cuerpo te está diciendo que lo mejor es decir “si “ ante la situación que se te presenta y viceversa si te impide decir “no” entonces lo que tu cuerpo te indica es que lo mejor es decirle “no” a esa persona o situación.

4. ¿Cómo comprender y soltar mi bloqueo?

Para conectar con el bloqueo ubicado en esta parte de tu cuerpo siéntate en profunda quietud y visualiza tu cuello sintiendo como si entraras a él y pregúntale:

1. ¿Qué situación quiero controlar y por qué?

 2. ¿Qué siento que se sale de mi control?

3. ¿Los pesos o cargas de quién, decido llevar sobre mí mismo, para aliviar el dolor de quién?

5. ¿Qué no quiero aceptar?

6. ¿Qué no quiero ver?
 
Y luego escribe las respuestas o ideas que lleguen a tu mente de manera natural y fluida, en este momento de conexión contigo mismo, y empieza a comprender y hacer conciencia, para permitirte soltar la creencia, al comprender la raíz del bloqueo.


Bibliografía
 
1.        Lise Bourdeau - Obedece a tu cuerpo
2.        Jean – Pierre Barral – Comprender los mensajes de nuestro cuerpo
3.        Michel Odout – Dime qué te duele y te diré por qué
.